¿Existe el purgatorio?

2017-06-23

Los segmentos más bonitos de Casio


Si bien el dot-matrix es, para la mayoría de los que amamos los digitales, la tecnología más atractiva, más legible y más práctica a la hora de presentar la información, la técnica de los segmentos en un LCD puede dar resultados también muy seductores.

Como bien sabéis, los segmentos consisten en lo que podríamos definir como una serie de líneas o tramos que se agrupan para formar un número o carácter. Los más básicos (los mínimos para formar un número) son siete: tres en la parte superior, tres en la inferior, y uno central y en horizontal para el 2, el 3, el 4, el 5, el 6, el 8 y el 9.

2017-06-22

Nuevos catálogos Sheen, Pro Trek..., y cronógrafos


Casio en Japón ha actualizado bastantes de sus catálogos, para presentar así sus colecciones de primavera/verano 2017. Empezamos por las señoras, y en sus 18 páginas la marca femenina de Casio, Sheen, nos presenta con una muy cuidada fotografía modelos tan vanguardistas como los Voyage Time Ring Series, con tecnología Bluetooth y de los cuales ya os habíamos hablado en este blog, aunque ahora en el catálogo podéis ver su nueva variante con correa de piel (en rojo, muy bonita), el SHB-100CGL-7A. El catálogo de Sheen, con un peso de 24,8 MB y en formato pdf, lo puedes descargar directamente desde éste link.

Siguiendo la línea de ponerle manecillas a todo lo que se mueva, la "víctima" en este caso es Pro Trek, donde en sus primeras páginas podemos hartarnos de ver analógicos hasta la extenuación, más o menos como en los últimos catálogos de G-Shock. Para encontrar algo de digital -y muy poquita cosa, todo hay que decirlo- tenemos que irnos a sus últimas páginas, donde empezamos a ver lo último que tenía Pro Trek de este tipo de movimientos, en concreto los PRW-3510 y PRW-3500.



La vida sencilla


Durante años mis preferencias giraban en torno a relojes digitales completos, cuanto más complejos y completos mejor. Modelos con gran cantidad de líneas de información y numerosa variedad de funciones y opciones, como el G-7710 del cual hasta llegué a escribir un libro teniéndole como protagonista.

Los displays "caóticos" siempre me gustaron, esos que parecían que estabas ante el panel de mandos de una nave interplanetaria o sentado frente a unos cuantos monitores en un centro de datos. La verdad es que displays como los del mencionado G-7710 y G-7700 que os comentaba llegan a asustar, para los no acostumbrados -sobre todo, para los que vienen del mundo de los analógicos-, ver tal cantidad de información (y, además, que puedes cambiar a tu antojo variando la pantalla de inicio) les dejan alucinados. No hablemos ya cuando comienzas a almacenar y activar uno tras otro de sus múltiples -y bonitos- contadores.

2017-06-21

La espeleología y los relojes de Casio


Siempre me ha fascinado esa característica tan curiosa que poseen las cuevas y grutas, consistente en que, cuando afuera hace el más crudo invierno, dentro de ellas la temperatura es más cálida y viceversa: cuando fuera hace el más soporífero calor, dentro su temperatura es refrescante. Eso es debido a que -como bien sabréis- ese tipo de emplazamientos mantienen una temperatura más o menos invariable a lo largo de todo el año.

Por fortuna cerca de mí tengo algunas rutas, a las que puedo acercarme en bici y, durante estos días, suelo llegar a casa por un túnel subterráneo excavado en la roca, bajo la ciudad, aliviando así durante mi recorrido, al menos en parte, esa ola de calor que durante estos días en algunas zonas de la Península estamos padeciendo.

2017-06-20

Donar relojes


La acuciante crisis de hace unos años sorprendió a más de uno dejándole al limite de la subsistencia. De poseer unos ingresos más o menos seguros y fijos, pasaron a quedarse totalmente desprotegidos, al borde de la indigencia, sobre todo en la clase obrera, media y baja.

Algunas de esas personas descubrieron de la peor forma que su colección de relojes, a la que le habían dedicado mucho tiempo y pasión y, también, bastantes ahorros, distaba muy lejos de valer lo que en su día habían pagado por cada una de sus piezas. Descubrieron de la forma más cruenta y descarnada que coleccionar relojes es un buen pasatiempo, pero, y casi siempre, una fatal y nefasta inversión.